El Mustassaf o Almotacén de Valencia

by Visitas Guiadas Valencia
Categoría de nivel principal o raíz: Blog
Visto: 79
El Mustassaf o Almotacén de Valencia

Historia de El Mustassaf o Almotacén: Después de la conquista de Valencia en 1238, se abre una etapa en la que la ciudad se va a gobernar por una serie de Instituciones.

Este período durará hasta 1707. Acabada la Guerra de Sucesión, el rey Felipe V suprime todas las Instituciones Forales que hasta entonces había tenido Valencia.

Durante una buena parte de la Edad Media fue muy importante la figura del Mustassaf.

Es este un término que deriva del árabe “Almuhtasab”: el que gana méritos ante Dios por sus desvelos por el bien de la comunidad. Es una figura traída de los zocos árabes.

Su función principal era vigilar el buen funcionamiento de los mercados y la legalidad en el uso de pesos y medidas, aunque tenían también otras funciones que se enumeran a continuación:

  1. Se encarga de hacer guardar los Fueros y disposiciones del Consell.
  2. Limpieza de calles y plazas, especialmente en lugares donde se celebraban los mercados.
  3. Derribo de edificios en ruinas, de manera que la vía pública debía estar limpia y despejada.
  4. Prohíben que se arrojen basuras.
  5. Velan para que las mercancías no se vendan fuera del lugar fijado para ello, el trigo en el Almudín, la carne en la carnicería. 
  6. No permiten la venta de las hortalizas mojadas ni con tierra. 
  7. Fijan el precio del pan, en relación a los costes del trigo.

El Mustassaf tenía control tanto sobre mercancías y mercado, como sobre todos los gremios de artesanos.

Otra de las prohibiciones se ejerce sobre el gremio de los tintoreros, no permitiendo que trabajen los domingos.

El tejedor que reincide en fraude podía ser apartado definitivamente de su oficio.

Fijaban cuál debía ser el ancho de las telas, de qué materiales debía ser la urdimbre, cómo y con qué materiales se debía curtir, medidas de moldes y ladrillos. Todo estaba controlado por estos funcionarios que dependían directamente del Consell y de los Jurados. Ejercían jurisdicción sobre todas las clases sociales.

El Mustassaf era considerado el Mayordomo de la Hacienda Real.

Era un cargo que ejercían durante un año y disponía de un local propio, situado al lado de la Iglesia de Santa Catalina en pleno centro, donde estaban la mayor parte de los zocos.

El Mustassaf podía actuar de oficio ante el requerimiento de cualquier ciudadano. Tras oír a las partes interesadas, decidía las penas merecidas, sin escritos que mediaran. Se podían, sin embargo, asesorar con jurados y prohombres.

El Mustassaf disponía de ayudantes: los veedores, elegidos por los jurados entre los miembros del gremio que tenía que vigilar. Otro de sus ayudantes era el pesador, que verificaba el peso de todo cuanto le entregaba el Mustassaf.

En caso de juicio, las sentencias se resolvían rápido, en un par de días y podían ser muy diversas: pérdida del género y destrucción en vía pública, paseo infamante, por ejemplo el carnicero que defraudaba en la carne, además de perder la mercancía, se le paseaba “desnudo, en bragas por la ciudad, a son de trompeta, llevando un trozo de aquélla carne atada al cuello”, mientras el pregonero iba gritando “ este es el carnicero que por fraude,  vendía unas carnes por otras”. Podía ser una multa, que era lo más habitual. Esta era el castigo favorito del Mustassaf, ya que se quedaba un tercio de lo multado.  Por otro lado, cárcel, para los que no podían pagar la multa. Se computaba cada sueldo de multa por un día de cárcel. Se podía ordenar el azote, en este caso el azotado tenía que pagar al azotador.

El Mustassaf tenía que rendir cuentas periódicamente de las multas impuestas.

El Mustassaf era elegido el día 29 de Setiembre, día de la Fiesta de San Miguel. Una vez elegido, lo primero que hacía era comprobar todos los pesos y medidas.

A partir del año 1372 comienzan a recopilarse los Fueros, Privilegios y Ordenanzas relativos al desempeño de sus funciones.

En el año 1549, el Consell acordó la creación del Libro del Mustassaf. El Archivo Municipal de Valencia, situado en el Palacio de los Condes de Cervelló, conserva un facsímil de este libro, realizado en vitela y encuadernado en pergamino.

En tiempos de Pedro IV se extiende la figura del Mustassaf a otras ciudades del Reino de Aragón, como Barcelona, Lérida, Perpiñan. Pero en todas ellas se toma como modelo el de Valencia.

La figura del Mustassaf se suprimió con la abolición de los Fueros de Valencia el año 1707

Contacta para programar la Visita

Google Maps ➽ Ver ficha de Visitas Guiadas Valencia